Los Comisionados Indígenas con asiento en la Comisión de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas (CDDHHPI -D1396/96), reunidos en espacio autónomo, denunciamos:

Fuente: OPIAC

1. Durante 2018 el recrudecimiento del conflicto armado en nuestros Territorios refleja las realidades del posacuerdo: el abandono estatal, los nuevos rostros del conflicto armado después de la firma del Acuerdo de Paz, la reconfiguración de los actores armados, el recrudecimiento de su accionar y la expoliación de nuestros Territorios aún son circunstancias vulneratorias de nuestros derechos. La esperanza nos llevó a creer en el respeto a la vida, en el final de las persecuciones, en la salvaguarda de nuestros derechos y los de nuestros Territorios pero la realidad contradice nuestro anhelo de paz y Buen Vivir.

2. En lo corrido del año se cuentan más de 10.000 hechos victimizantes en contra de los Pueblos Indígenas de Colombia en todo el territorio nacional: Confinamientos (9.422 casos), Desplazamientos Masivos (1.047 casos), Amenazas (50 casos), Reclutamiento Forzado (25 casos) y Asesinatos (21 casos).

3.En nuestros Territorios, ricos por su biodiversidad, donde la vida fluye y encuentra su equilibrio, la presencia de las armas y la violencia, como mecanismos de consolidación de poderes locales, siguen ocasionando crisis humanitarias que nos aboca a la desaparición física y cultural. Ejemplo de ello, la situación de nuestros hermanos en Choco en donde la confluencia de intereses económicos legales e ilegales, de actores armados y no armados y los factores transversales reconocidos por la Corte Constitucional: la exclusión estructural, los procesos mineros y agrícolas (explotación desmesurada de recursos), y la poca o nula protección jurídica e institucional de nuestros Territorios, hacen de nuestros Espacios Ancestrales objeto de tensiones y conflictos que nos afectan espiritual y físicamente.

Comunicado-CDDHHPI-8-de-julio-2018